. Serpientes infanticidas Medía tres metros y medio pero su mandíbula no estaba preparada para comer los rígidos huevos de dinosaurio así que esperaba a que nacieran para devorarlos: los cincuenta centímetros que solían medir los bebés de dinosaurio encajaban perfectamente en su boca, por lo que eran una de sus presas favoritas.   PUBLICIDAD Se trata ..

Leer más