El Cañón del Chaco, situado en lo que hoy es Nuevo México, albergó en algún momento de la historia a los indios Pueblo, quienes acostumbraban decorar sus viviendas con huellas de manos y pies en las que, curiosamente, se observan seis dedos; y curiosamente un porcentaje de polidactilia (muchos dedos) muy alto al ser comparados ..

Leer más