Gritando palabras promiscuas en una postura imposible y con los ojos en blanco, las novicias de Loudon se convulsionaban, arrancaban su hábito y se desnudaban por completo. En un tono irreconocible, que se convertía en algo aterrador, las monjas repetían Asmodeo, Zabulón, Isacaaron, Astaroth, Grésil, Amand, Leviatom y los nombres de otros demonios escupiendo por ..

Leer más